Buho 44

Tamaño: 18.5 x 12 x 9 cm
Material: Madera Copal

1.150,00 

1 disponibles

Taller: Jacobo y María Ángeles.
Origen: Oaxaca, México.

Esta es una pieza elaborada en madera, completamente a mano, única e irrepetible en su forma, diseño y decoración.

Alebrijes, Tonas y Nahuales son animales protectores que nos guían y nos protegen, a lo largo de toda la vida. Antiguamente, el padre de cada recién nacido en los pueblos Zapotecos, asignaba al bebé, junto a la bendición paterna, su animal protector, su Tona. Las Tonas son animales con espíritu que con el tiempo se convierten en Nahuales. El Alebrije nace de los sueños, la fantasiosa representación del Nahual que se vuelve en una figura espiritual.

El copal se siembra y recolecta para que expertos machetes y navajas terminen de dar a su madera ligera y noble, la forma en que la naturaleza la tenia destinada. Una rama ondulada se convertirá en un felino acechando, otra en un coyote aullando a la luna. Una vez tallada, la madera tiene que reposar y esperar pacientemente que toda la humedad salga de su interior y revele las vetas que necesitan ser resanadas. El proceso tarda varios meses, de acuerdo con el tamaño de la pieza, y solo finaliza cuando esté totalmente lisa y lista para su coloración de fondo. Posteriormente, es en el proceso de decoración que se desarrollan grecas y colores de extraordinaria belleza y significado, testigos del legado y la sabiduría de los antiguos Zapotecas, para las nuevas generaciones.

“Antiguamente, a cada niñito que nacía en nuestro pueblo, el padre le asignaba un animalito, era su bendición. Esos animalitos (tallados en madera*) los llevamos en nuestros cuellos durante toda la vida”. 
“Que el sol te ilumine y que el viento te guíe a tu destino, que el agua y la tierra te den lo que necesites para que tu cuerpo, alma y espíritu siempre estén juntos”.
(Jacobo Angeles)

Si tiene cualquier pregunta o duda sobre esta pieza, contacte con nosotros. Estaremos encantados de poderle ayudar.